Bosque...

Bosque...

sábado, 30 de noviembre de 2019

Este cuento me suena... (relato de noviembre para el #OrigiReto2019)


Como siempre apurando, aquí os dejo mi relato de noviembre para el #OrigiReto2019, junto a la pegatina del mes. 



-->
Este cuento me suena...

Hoy me he levantado rara. He dormido fatal y creo que hasta he mojado un poco la cama, aggh. No volveré a dormir con la ventana abierta, creo que he cogido frío. Desde el alfeizar una paloma me mira directamente a los ojos. Le lanzo una zapatilla y me arrepiento inmediatamente, porque la paloma sale volando y veo como la zapatilla desaparece de mi vista camino a la calle. Me asomo corriendo para ver si tengo que pedir disculpas y veo un señor mirando hacia arriba con cara de malas pulgas. Abro la boca para pedirle disculpas, pero en ese momento me viene una arcada y… en fin, que no quiero mirar. Me limpio la boca con la manga de la bata, cierro la ventana a duras penas con la cuerda y le pongo el candado al nudo. Ya lo sé, un poco cutre, pero el bricolaje no es lo mío y no tengo ni amigos ni dinero que me puedan arreglar la ventana en condiciones. Me dirijo al baño a comprobar los desperfectos, definitivamente estoy enferma. En el espejo solo veo ojeras, tengo la cara hinchada y mi aliento huele a huevo podrido. Debería de volver a la cama y tirarme allí todo el día, pero prometí echarle una mano a Pepe en el taller, así que me meto bajo el grifo de la ducha y cubro mi rostro de maquillaje para evitar preguntas incómodas de las vecinas. Pepe es mi mejor amigo y el mejor ebanista que conozco. Es de los pocos hombres que no me trata como un objeto y tenemos intereses comunes. Básicamente, nuestro desinterés por el sexo, que hace que el vínculo establecido entre nosotros de forma natural sea más difícil de separar. Aunque somos muy independientes y nos vemos muy de cuando en cuando, nunca nos negamos un favor, así que cuando me pidió ayuda para terminar un trabajo —no de madera, sino de la universidad—, no pude ni quise negarme.

Subo andando por mi calle con un fuerte dolor de cabeza y camino hasta Atocha, donde tomo el tren dirección Fuenlabrada, la línea C5. Pensaba que un poco de aire fresco me haría bien, pero a cada paso que doy me siento más pesada y enferma. Ya en la estación tengo que entrar al baño un par de veces y estoy tentada de llamar a Pepe y aplazar el encuentro para otro momento, pero mi palabra está por encima de una mala noche, así que respiro hondo y me meto en el vagón.

Llego a Fuenlabrada Central sobre las diez y a las diez y diez ya estoy en la puerta del modesto taller, en el número 25 de la calle Nazaret. Cuando Pepe me ve se preocupa y me regaña por haber tenido la cabezonería de ir hasta allí. Debo de parecer un guiñapo, porque no es que yo vaya normalmente arreglada para ir al taller de Pepe, ropa cómoda y discreta para evitar a los babosos de turno en el tren, que aun así de cuando en cuando me sueltan lindezas homófobas a cuál más burra. Si lo llegan a hacer hoy les reviento la cabeza.

Mando a Pepe al carajo un par de veces y le convenzo para que me traiga el portátil y ver ese trabajo de primero de arquitectura que Pepe ha estado preparando. Me quedo sorprendida por dos cosas: sus diseños y su terrible ortografía.

—Pero Pepe, ¿por qué no usas el autocorrector?
—Yo qué sé, ¡me lío, me lío!

Siempre pasa lo mismo, a la mínima que algo le incomoda se pone a la defensiva y sale corriendo a refugiarse en sus muebles.

Sonrío para mis adentros, pero en realidad estoy jodida. Me levanto y siento como todo a mi alrededor se mueve.

—Joder Mari, ¡no te me caigas ahora!

Pepe me sujeta antes de que me desplome y me sienta en el sofá. Me abanica con un papel y me trae algo de agua.

—Espera un minuto que chapo esto y nos vamos en la burra para el hospital cagando leches.

Echa el cierre al taller en lo que tarda en cantarse un Padre Nuestro y antes de que me dé cuenta estoy montada en la moto ajustándome el casco. En cinco minutos estamos en la puerta de Urgencias del hospital.

El personal de allí no me debe ver con muy buena cara, porque me llaman enseguida, saltándose a tres o cuatro abuelas indignadas. Pepe se queda fuera esperando pacientemente. Lo de los médicos le da bastante yuyu y el hecho de que haya pisado un hospital para ayudarme solo refuerza mi opinión sobre lo maravilloso amigo que es. La doctora me hace tumbarme sobre la camilla y me pregunta por dónde me duele. Le informo de los vómitos, el dolor de espalda, de riñones, la pesadez que va creciendo y el malestar general.

—¿Cuándo tuvo la última regla?

—Hace dos semanas, ¿qué coño insinúa?

—No es posible —le escucho murmurar, mientras le hace gestos a la enfermera para que vaya a buscar a alguien.

—Señora, ¿ha mantenido alguna relación sexual recientemente?

—No, ¿por qué? ¿Qué ocurre?

—¿Desde cuándo sufre estos síntomas?

—Pues desde esta mañana. He debido pasar mala noche porque me dejé la ventana mal cerrada y un 8 de diciembre, en un séptimo piso, hace un frío que pela.

Estaba muy desorientada y no entendía nada.

A la sala llegaron un par de doctoras más que me volvieron a tocar por todos lados y a hacerme las mismas preguntas.

—¿Alguien me puede decir qué pasa?

—Señora, lo que ocurre es que está usted muy embarazada —dijo la doctora que parecía la jefa. —Y si no sabe cómo ha ocurrido, una de dos… o le hago un dibujo o nos tiene que empezar a decir con quién tomó copas hará unos ocho meses para avisar a la policía…

—¿Embaraqué? —noto como mi pulso se dispara, solo superado por mi incredulidad.

—Según su estado de embarazo, dará usted a luz dentro de dos o tres semanas. Enhorabuena…

Aquello no era posible. Yo ni siquiera tengo vida social. Paso las mañanas tranquila en casa o ayudando a Pepe con sus cosas y por las tardes trabajo haciendo galletas en una fábrica. Las noches son para mis lecturas y mi manta. Es mi perfecta vida completa y feliz, no necesito a nada ni a nadie. ¿Cómo coño puedo estar embarazada? ¿Me habrán inyectado algo?

Salgo del hospital sin decirle una palabra a Pepe, en total estado de shock. Aquello escapa a toda lógica científica. O bien… solo hay una persona en el mundo que tenga acceso a mi casa, a mi sueño, a mi cuerpo… pero no, Pepe no sería capaz de eso, ¿no?. Le miro y me muestra su mejor mueca de “no sé qué cojones pasa pero aquí me tienes para lo que haga falta”.

Le doy las gracias y le digo que me encuentro mejor, pero que me vuelvo a casa.

Tomo el tren de vuelta hasta Atocha y, como me encuentro mejor, decido dar un paseo.

Entro al parque del Retiro y me detengo en la estatua del ángel caído. Está llena de cagarrutas de paloma. Hay varios palomos en lo alto de la estatua y siento como si me observaran. Incómoda, continúo mi camino.

De camino, me detengo en la comisaría a ponerle una denuncia a Pepe.

Jesús, y ahora qué narices hago con un crío y qué nombre le pongo…

FIN






  • Este relato está enmarcado en el Reto de escritura de #OrigiReto2019.




  • Objetivo: Nº23. Relata la historia de un embarazo fuera de lo corriente (o conciencia sobre algo poco conocido del tema), en que la futura madre sea la absoluta protagonista y no el bebé.
  • Objetos ocultos: Nº16 Una persona asexual y Nº31 un candado
  • Milpalabrista: 1241 palabras





  • Las normas de este reto se pueden consultar en las bitácoras de las organizadoras, @stiby2 y @musajue:

    http://plumakatty.blogspot.com/2018/12/origireto-creativo-edicion-2019.html

    o en

    http://nosoyadictaaloslibros.blogspot.com/2018/12/reto-de-escritura-2019-origireto.html
  • 12 comentarios:

    Perlas Narrativas dijo...

    Ese Pepe embarazó a la pobre. Que le ponga al crio Pepe jajajaj un embarazo bien fuera de lo normal. Muy bueno Kalan

    Kalen dijo...

    Muchas gracias Raquel, aunque si quieres saber la verdad es un relato con muchas pistas, por eso lo de ese cuento me
    suena, jeje.

    KATTY COOL dijo...

    Maldición se borró el comentario!
    Bueno que queda bastante claro que fueron los aliens!!! Vale no xD la paloma espíritu Santo xD la protagonista es la virgen María y un punto que llamaras Pepe a José jaja. Me ha gustado todo excepto que le ponga la denuncia a Pepe del rollo "por si acaso" pero buena idea hacerlo sobre ese tema acercándose la Navidad, bien hecho ^^ y ánimo que ya solo queda un mes del reto :P

    .KATTY.

    Marisa Doménech Castillo dijo...

    Está muy bien, todo cuadra, seguro que pronto se le ocurre el nombre del niño. Parecería un paralelismo navideño moderno con la biblia el Nacimiento de Cristo, lo pensaría, pero es demasiado fácil de intuir, creo que hay demasiados elementos contradictorios y extraños, no sé, nos hace reflexionar; está excelentemente narrado y la expectación dura un ratito hasta el final, abierto, por cierto. Che, me ha gustado. Es la primera vez que vengo a tu blog. Un abrazo

    Kalen dijo...

    Bueno, es tu versión, jeje, si quieres creer que fue la santa paloma y no el amigo aprovechón estás en tu derecho, jeje. El final, en cualquier caso, es abierto y la eterna lucha entre la fe y la lógica 😜. Gracias por comentar 😊

    Kalen dijo...

    Obviamente la historia es buena parte de lo que parece, desde un punto de vista surrealista y puro desconocimiento bíblico. Sí hay una calle Nazaret en Fuenlabrada y los números y las fechas tampoco son casuales. Eso no quita que todo pueda ser coincidencia. Cada cual que la interprete como quiera en función a su humor, lógica o fe. Muchas gracias por llegar hasta aquí y comentar, me alegro de que te haya gustado :). Leí que fue un mes complicado para ti, para mí lo fue marzo, te invito a que leas mi relato de ese mes... un abrazo.

    Marisa Doménech Castillo dijo...

    Lo que quería decir es que es original, precisamente refutaba con mi comentario la analogía con la biblia, por el surrealismo que citas, pero tengo el problema que a veces no me explico bien, quería expresar que los elementos están bien puestos para extralimitar y difundir el factor sorpresa, el primer fragmento del comentario era una broma para precisamente intentar expresar lo contrario, lo que quería decir es que hubiese sido muy fácil escribir un relato con una historia bíblica pero tú no haces eso, lo sobredimensionas y mejoras dándole otros sentidos posibles. Sintácticamente me he enrevesado, mis disculpas. A mi me ha gustado que por ejemplo el final es desconcertante y eso gusta mucho al lector, en fin, que en ocasiones, me explico mal. Yo creo que el relato está muy bien y seguiré leyendote. Un gran abrazo.

    Marisa Doménech Castillo dijo...

    Te enlazo a mi blog para tener más cerca el blog, con tu permiso, reiterado abrazo

    Kalen dijo...

    Perfectamente entendido, mil gracias por tu valoración 😀

    Kalen dijo...

    Muchas gracias, también echaré un ojo al tuyo 😊.

    Yarcko dijo...

    Este cuento me suena a mi también y como la fé no es mi fuerte me voy a quedar con la otra posibilidad... aunque por como describes a Pepe y su relación con Mari la veo muy poco probable. Dejando un poco la historia de lado voy a contarte cositas.
    El ritmo narrativo: muy bueno, muy ágil, muy actual y muy fácil de leer. El lenguaje totalmente adapatado hacen una contextualización perfecta de lo que cuentas y la ausencia del toque mágico para ser sustituido por una opción más religiosa (me pregunto cual es la diferencia real, pero eso es otro debate) hace que no me crea que lo puedas haber escrito tu. ¿Quien eres tú y que has hecho con Kalen?
    Solo un matiz: los síntomas del embarazo me parecen un poco tardíos.
    Y un detalle: me parece extraño que la buena relación de Pepe con Mari no sirva para arreglarle la ventana a la pobre. Se trasluce perfectamente tu fobia al bricolaje, muy autobiográfico jejejeje
    Me ha gustado mucho como cuentas todo el cuento y sobre todo me encanta que lo hayas llamado cuento.
    Besos

    Kalen dijo...

    Yo soy muchos yoes, ya lo ves, sobre todo cuando las musas de las prisas toman el control el último día de mes y escribo una historia en un rato y milagrosamente cuadra (salvo por la puñetera ventana, sí). En cuanto a los síntomas del embarazo, bueno, depende de cómo lo interpretes, tampoco sabes cómo se sintió antes, ¿no? La gracia es que cada cual lo lea a su manera, todas las versiones tienen contradicciones. Como la biblia misma, digo, la vida misma. Lo de cuento es porque lo es y porque siendo ateo no lo podía considerar de otra manera, aunque está escrita desde el profundo respeto. Gracias por ese pedazo de comentario y esos elogios tan poco objetivos, jeje.